20 de abril de 2021

Mujeres: las listas comienzan a tomar forma con varios nombres de peso

“La militancia política no es fácil para las mujeres. Mientras los hombres ‘rosquean’ en reuniones nocturnas, nosotras tenemos que encargarnos de la casa y de cuidar a nuestros hijos”, aseguró alguna vez la exsenadora nacional Margarita Stolbizer. 

Esas dificultades obligaron a imponer cupos femeninos en las listas de candidatos para cargos electivos.

Córdoba fue precursora. En diciembre de 2000, la Legislatura provincial elevó al 50 por ciento el cupo femenino para cargos electivos y organizaciones intermedias.

Aquella ley –que fue considerada oportunista por muchos opositores– fue impulsada por Olga Riutort entonces influyente secretaría General de la Gobernación, en la primera gestión de José Manuel de la Sota.

La medida tuvo que ser revisada, porque el cupo del 50 por ciento no les garantizó una participación importante a las mujeres. Por ejemplo, si había una lista con 10 cargos, muchas veces las mujeres ocupaban los últimos cinco lugares.

A nivel nacional, esa revisión se produjo recién el 23 de noviembre de 2017, cuando el Congreso aprobó la ley 27.412 de Paridad de Género en Ámbitos de Presentación Política.

Esa norma estableció que las boletas de candidatos a senadores y diputados nacionales se deben confeccionar ubicando de manera intercalada a mujeres y varones (una y uno por cada dos lugares), dejando de lado el cupo del 50% global.

En las últimas siete décadas, hubo leyes que tendieron a garantizarle a las mujeres un lugar en la política. Aunque hay coincidencia que aún falta para lograr la paridad de género.

Hay que recordar que 9 de septiembre de 1947, el Congreso nacional sancionó la ley que permitía el voto femenino, que se comenzó a ejercitar en las elecciones generales de 1951. Eva Duarte fue la abanderada para asegurarlo.

Hoy, la celebración del Día Internacional de la Mujeres, impuesto en 1975 por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), encuentra a todos los espacios políticos analizando las candidaturas para las elecciones nacionales legislativas este año.

Por ahora, hay incertidumbre ya que el Frente de Todos pretende postergar las Paso para septiembre, cuando la ley electoral marca que se deben realizar el segundo domingo de agosto. Mientras que las elecciones generales están previstas para el 24 de octubre (si es que no se postergan para después).

Nombres propios

En Córdoba se elegirán a nueve diputados y tres senadores nacionales. Los partidos y alianzas electorales ya están analizando a las y los postulantes. Y hay varias mujeres con suenan fuerte.

En el PJ cordobés que lidera el gobernador Juan Schiaretti, hay dos dirigentes que parecen tener reservados espacios privilegiados: Alejandra Vigo y Natalia de la Sota.

La diputada nacional (se le vence el mandato en diciembre) casi seguramente será la primera candidata a senadora. Mientras que la hija del exgobernador tendría un lugar entre los aspirantes para la Cámara Baja.

Es más. En los últimos días, en el Centro Cívico se escuchó con insistencia que, de no haber un acuerdo con el Frente de Todos, Vigo y De la Sota podrían encabezar ambas boletas de Hacemos por Córdoba. Sería la primera vez que suceda en Córdoba.

Más allá de las candidaturas, en el Gobierno provincial hay varias mujeres con mucha influencia en la gestión schiarettista.

La ministra de Coordinación, Silvina Rivero, es la funcionaria con mayor protagonismo en el gabinete. Mientras que Laura Jure (ministra de Promoción del Empleo) y Claudia Martínez (ministra de la Mujer), también son funcionarias de confianza para el gobernador.

Además, Martínez es la presidenta del PJ Capital, conducción que en los hechos tiene a Vigo como líder.

La alianza Juntos por el Cambio está atravesada por la interna radical. Sin el protagonismo que tienen algunas mujeres en el PJ, la senadora macrista Laura Rodríguez Machado podría acompañar a Mario Negri en la fórmula para el Senado. Y para diputados, podrían ser candidata la radical-mestrista Brenda Austin, a quien se le vence su mandato.

Aunque tiene mandato por dos años más y no será candidata, en los últimos meses, la macrista Soher El Sukaria alcanzó protagonismo nacional por sus fuertes enfrentamiento con el oficialismo en la Congreso.

En el Frente de Todos, la referente del cristinismo es la diputada nacional Gabriela Estévez, quien tiene muchas chances de secundar a Carlos Caserio en la lista para senadores.

Locales

Entre los espacios que tienen representación en la Legislatura provincial, la legisladora María Rosa Marcone es una dirigente de mucha influencia en el bloque vecinalista que lideraba Aurelio García Elorrio.

Por su parte, en los dos bloques de izquierda, las mujeres siempre tuvieron mucho protagonismo.  Liliana Olivero fue la primera legisladora provincial de izquierda en Córdoba, cuando en 2001 fue elegida para ocupar una banca en la Legislatura.

Los dos bloques unipersonales de izquierda son ocupados por mujeres. Luciana Echevarría es legisladora del bloque MST-Nueva Izquierda.

Mientras que María Noé Argañaraz es la única representante del bloque Frente de Izquierda y de los Trabajadores. Argañaraz reemplazó este año a Soledad Díaz García, ya que decidieron que la banca sea rotativa.

Vigo y De la Sota suenan como nombres puestos en la lista del PJ (Facundo Luque/Archivo)
En Juntos por el Cambio, Laura Rodríguez Machado y Brenda Austin parecen las candidatas más fuertes. (Pedro Castillo)
Estévez, Caserio y el presidente Alberto Fernández, en una foto de marzo de 2020. (Presidencia)
Candidatas. Rodríguez Machado, Estévez, Vigo, Austin y De la Sota. (fotos de La Voz)
Vigo y De la Sota suenan como nombres puestos en la lista del PJ (Facundo Luque/Archivo)
En Juntos por el Cambio, Laura Rodríguez Machado y Brenda Austin parecen las candidatas más fuertes. (Pedro Castillo)
Estévez, Caserio y el presidente Alberto Fernández, en una foto de marzo de 2020. (Presidencia)