19 de abril de 2021

Schiaretti no disimula sus diferencias con la Rosada

Hay tres cuestiones que terminaron de convencer al gobernador Juan Schiaretti de que el PJ cordobés debe competir con listas propias en las próximas elecciones legislativas: la fuerte embestida de los Fernández en contra del Poder Judicial, la vigente tensión de la Nación y la caída de la imagen en Córdoba del presidente Alberto Fernández.

El mandatario provincial no hablará por ahora del tema electoral, pero mandó a sus ministros y principales espadas políticas a marcar diferencias en dos cuestiones sensibles para el Gobierno nacional: mantener el rechazo a las reformas judiciales que están trabadas en la Cámara de Diputados y ponerse al frente del reclamo de la prórroga de los beneficios de la Ley de Biocombustibles.

Ante la insistencia del presidente Alberto Fernández, y sobre todo de la vicepresidenta Cristina Fernández, sobre la necesidad de introducir cambios en el Poder Judicial, el bloque Córdoba Federal mantiene la postura que llevó a trabar los intentos del oficialismo de dos reformas.

“En un año electoral, no hay ninguna posibilidad de consensuar una reforma judicial. Nuestra postura es clara y no cambió. No votaremos cambios que salgan sólo con el respaldo del PJ. El Poder Judicial es uno de los poderes del Estado y no se pueden hacer modificaciones que partan de una sola fuerza política”, dijo el titular del bloque schiarettista, el riocuartense Carlos Gutiérrez.

En el Centro Cívico siguen de cerca el largo proceso de remoción de la ministra de Justicia, Marcela Losardo, que aún no tiene reemplazante.

“Aunque no se sabe quién será el próximo ministro o ministra de Justicia, si el Presidente dijo que Losardo, que era una moderada, se tuvo que ir porque necesita a alguien con otra actitud, está claro cuál será el perfil de quien la reemplace: alguien que confronte con la Corte Suprema y los jueces”, razonó alguien que conoce de cerca el pensamiento del gobernador Schiaretti.

En alerta

Más allá de la promesa del presidente de la Nación a las entidades del campo sobre que no se aumentarán las retenciones, los schiarettistas desconfían de este compromiso.

“Con el precio de la soja a más de 500 dólares, sabemos dónde buscará financiamiento el Gobierno nacional en un año electoral. Más allá de la cuestión del biocombustible, no tenemos dudas de que volverá a meter la mano en las retenciones”, argumentó un legislador provincial schiarettista.

Junto con la estrategia confrontativa con la Justicia y con la tensión con el campo, hay otra elemento que aleja al Centro Cívico de la Casa Rosada: las encuestas que le llegan al gobernador marcan una persistente caída de la imagen del presidente Alberto Fernández en la provincia.

En este contexto, con bajo perfil y tratando de no comprometer la relación institucional con el Gobierno nacional, Schiaretti avanza en su plan de competir con listas propias en las elecciones legislativas.

Schiaretti se lo anticipó un mes atrás a su mesa chica: “El peronismo de Córdoba competirá con sus mejores hombres y mujeres en las elecciones legislativas”.

Ya no es un secreto que Alejandra Vigo encabezará la boleta de Hacemos por Córdoba para senadores nacionales. Será acompañada por un intendente del interior. El sanfrancisqueño Ignacio García Aresca es el que más chances tiene de ser el segundo en esa lista.

Para Diputados, la más firme es Natalia de la Sota, para el primer o segundo lugar. Entre los hombres, el ministro de Gobierno, Facundo Torres, es una posibilidad. Schiaretti tampoco descarta hacer jugar al vicegobernador Manuel Calvo. Esta será una carta que jugará a último momento, si lo considera necesario.

Juntos. Una imagen que se puede repetir: Vigo, Calvo, Schiaretti y De la Sota. (La Voz / Archivo)