20 de abril de 2021

Los ríos serranos están en baja y la situación está “bajo control”

Si bien todos los ríos serranos que ayer incrementaron de manera sensible su caudal están en bajante, la situación en la mañana de este miércoles en La Calera y zonas aledañas «delicada pero está bajo control», aseguró a La Voz José Facundo Rufeil, intendente de esta ciudad serrana del departamento Colón, situada a 18 kilómetros al oeste de la Capital provincial.

Se sigue trabajando desde anoche en los barrios más comprometidos: Cantesur, Mataderos, Las Flores, La Isla, 12 de octubre y El Chipi, entre otros.

Para abordar la situación, se conformó una mesa de emergencias en la que participan las fuerzas afectadas al operativo: Intendencia, Gestión de Riesgo, Defensa Civil de la provincia y de la Municipalidad, bomberos voluntarios y Policía de la Provincia.

Por el momento, si bien se mantiene abierta una válvula del dique San Roque al ciento por ciento y otra, al diez por ciento, durante la madrugada se produjo una bajante de entre 40 y 50 centímetros, precisó Diego Concha, director de DC.

No obstante, algunos sectores continúan anegados, inclusive con agua y barro en algunas viviendas, como en Las Flores y El Diquecito.

Hasta esta mañana, unas 60 personas se encontraban en situación de evacuados o autoevacuados. Unos esperaban el retorno de la normalidad en casas de familiares; otros, en el Club Sportivo Calera y dos centros de albergue provisorios dispuestos por el Municipio.

«De a poco, están retornando a sus hogares y a esta hora puede decirse que no quedan familias evacuadas», aseguró Rufeil.

El nivel del río Suquía se mantiene unos tres metros por encima de si nivel habitual debido principalmente al aporte que recibe del embudo del dique San Roque. En nivel del embalse se encuentra unos tres metros por encima de la cota máxima, excedente que se descarga por el cono gigante de hormigón.

El Ministerio de Desarrollo Social está asistiendo a las familias afectadas con los recursos necesarios, como colchones, frazadas y alimentos.

Los centros de evacuación (Club Sportivo Calera, en el centro de la ciudad; la Sala Cuna, de Los Mataderos y la sede del Club Las Flores, del barrio homónimo) siguen activos para el caso de que vuelva a complicarse la situación. Por el momento no hay pronóstico de lluvias fuertes para las próximas 48 horas -según Concha- lo que resulta alentador. Sin embargo, el cielo de Punilla en estos momentos se muestra encapotado y amaga con nuevas precipitaciones de un momento a otro.

El servicio eléctrico en la zona afectada sigue interrumpido y se espera que se vaya normalizando luego del mediodía. 

«Las perspectivas son que la situación se vaya normalizando con el correr de las horas y las condiciones meteorológicas de las próximas 24 horas son fundamentales», trazó el panorama el intendente de La Calera.

Más información

«Delicada pero bajo control» la situación en La Calera (Foto: Gobierno de Córdoba).