13 de junio de 2021

Juegos vs. Covid o Covid vs. Juegos

El coronavirus no da tregua en Japón, que atraviesa por estos días la cuarta ola de contagios con más de 1.000 nuevos positivos diarios en Tokio, la ciudad que en 73 días recibirá los Juegos Olímpicos.

La escalada de casos motivó que el gobierno nipón ampliara hasta el 31 de este mes el estado de emergencia en la capital y otras regiones. Y entre otras medidas, se canceló la visita a Tokio del presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, para comprobar cómo marcha todo de cara a la cita olímpica.

En este contexto, el pueblo japonés también “tomó medidas” y se manifestó a través de encuestas o con la junta de firmas para que se cancelen los Juegos: según diferentes consultoras, la oposición a la realización de las justas va de un 60 a un 80%. El número a favor no supera el 39%.

Como ellos, los tenistas japoneses Kei Nishikori y Naomi Osaka también sentaron posición. El número 45º del ranking ATP planteó: “Ignoro cuánto han analizado en armar una burbuja… No son sólo 100 personas como en los torneos… Son 10.000 personas en la Villa. No creo que sea fácil, especialmente con la situación actual. Y Japón no es el único; hay que pensar en todo el mundo”, planteó. Mientras que la número dos del ranking mundial se sinceró: “Desde luego que quisiera que los Juegos Olímpicos sean realidad, porque es algo por lo que esperé toda mi vida. Pero si ello pone en riesgo o incomoda a la gente, debería ser debatido’’.

Y aunque el primer ministro de Japón, Yoshihide Suga, asegure que nunca ha “puesto los Juegos Olímpicos por delante de la salud pública”, la muerte de más de 11.000 ciudadanos de su país a causa del virus y la de 3,2 millones en todo el mundo hace pensar que la obstinación por realizar las justas es más grande que cualquier otro indicador.

“En este momento no estoy en mi mejor nivel. Si bien estoy muy entrenado, estoy con mucha falta de competencia”, confesó el tirador bonaerense Federico Gil, clasificado para disputar en Tokio sus segundos Juegos Olímpicos. Y esa declaración también sirve como indicador. Porque si los japoneses logran finalmente realizar unos Juegos seguros, la pregunta es en qué condiciones deportivas se celebrarán, con clasificatorios cancelados en todo el mundo, poca o nula competencia y rankings que, en muchos casos, no reflejan el nivel actual de los deportistas porque están imposibilitados de demostrarlo.

Los organizadores japoneses quieren realizar los Juegos como muestra del triunfo de la humanidad sobre el virus. Quedará por ver, del 23 de julio al 8 de agosto, cuánta huella habrá dejado el virus en los deportistas que irán por sus propios triunfos.